Revista de Humanidades y Ciencias Sociales

Al Irfan es una Revista científica de periodicidad anual fundada en 2014 en el IEHL. Publica trabajos de carácter disciplinar, pluridisciplinar e interdisciplinar, enfatizando la exploración de los mundos hispánico y luso y sus intersecciones, en sus dimensiones históricas, culturales, sociológicas, políticas y económicas.

Image non disponible

Slider

Las relaciones comerciales entre los países árabes del golfo y América Latina: situación actual y oportunidades para el futuro

Resumen

El objetivo de este artículo es analizar las oportunidades comerciales que ofrece la región de América Latina a los países árabes del Golfo. Preparándose para la era post-petróleo, el acceso estratégico a esa región del mundo puede constituir un índice para medir el éxito económico de los Estados del Golfo con miras a introducirse en los mercados emergentes. En este trabajo analizaremos cuatro secciones. En la primera, trataremos las relaciones comerciales entre los países del Golfo y Brasil, el gran socio comercial dentro del subcontinente americano. En la segunda, examinaremos los beneficios en materia de seguridad alimentaria para los países del Golfo gracias a un ALC con el Mercosur. En la tercera, exploraremos las relaciones con los países de la Alianza del Pacifico y las grandes oportunidades de negocios que ofrecen. En la cuarta y última sección, formularemos las recomendaciones oportunas para fortalecer aún más los vínculos entre las dos partes.

Palabras clave

Mundo Árabe, América Latina, Mercosur, Alianza del Pacífico, Consejo de Cooperación del Golfo.

Abstract

This article aims to analyze the trading opportunities offered by the Latin American region to the Arab Gulf countries. Preparing for the post-oil era, strategic access to that region of the world may be an index for measuring the economic success of the Gulf States with a view to penetrating the emerging markets. In the first section of this paper, we will analyze the commercial relations between the Golf states and Brazil, the most important trading partner in the Latin America. The second section tries to examine certain benefits in food security for the Gulf countries thanks to an FTA with Mercosur. The third section, meanwhile, explores the relationships with the countries of the Pacific Alliance and the great business opportunities they offer. In the end, we will make recommendations to further strengthen the ties between the two regions.

Keywords

Arab World, Latin America, Mercosur, Pacific Alliance, Gulf Cooperation Council.

Recibido el 8/09/2017. Aceptado el 8/12/2017.

Introducción

Promover las capacidades de inversión y establecer acuerdos de asociación comercial a largo plazo son dos pilares de las estrategias económicas desarrolladas por los Estados Árabes del Golfo1. En sus preparaciones para la era post-petróleo, los países árabes del Golfo se están abriendo al comercio internacional y a los negocios con vistas a lograr un crecimiento estable y poder competir económicamente a nivel internacional.

En este marco, la región de América Latina representa un espacio geoeconómico fértil para los intereses de los países del Golfo. Tanto la variedad de las integraciones económicas regionales como la estabilidad del clima de negocios en América Latina ofrecen grandes oportunidades de comercio y negocios.

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) –un órgano de integración regional compuesto por Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Omán– puso en marcha en 2005 una importante iniciativa de acercamiento con el Mercado Común del Sur (Mercosur), cuyo objetivo es concluir un Tratado de Libre Comercio (TLC). El Mercosur se considera como el bloque económico más importante de América Latina, integrando Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Venezuela, y próximamente Bolivia.

Además del Mercosur, la Alianza del Pacífico (AP), establecida en 2011 entre las economías más activas de América Latina (Chile, Perú, Colombia y México), representa nuevas oportunidades para aumentar a largo plazo las inversiones estratégicas de los países del CCG a nivel internacional.

1. Las relaciones comerciales con Brasil

Brasil se considera como el primer socio comercial de los países árabes en la región latinoamericana. En 2016, las importaciones de los países árabes procedentes del mercado brasileño ascendieron a 1,5 mil millones de dólares, mientras que sus exportaciones al mismo alcanzaron un valor de 5,2 mil millones de dólares.

Durante el período comprendido entre 2000 y 2016, el comercio entre los países árabes y Brasil se caracterizó por un crecimiento significativo, alcanzando un promedio de 4% para las exportaciones árabes hacia Brasil y 14% para las exportaciones brasileñas. Sin embargo, según el estudio realizado, se ha llegado a la conclusión de que el comercio entre las dos partes no era estable durante el periodo citado.

Cabe destacar que los Estados del Golfo son los socios comerciales más importantes de Brasil en el mundo árabe, tanto en las exportaciones como en las importaciones.

Los intercambios comerciales entre los países árabes y Brasil

Analizando las relaciones comerciales entre los países árabes y Brasil, se constata que los intercambios pasaron por dos etapas diferentes:

  • La primera etapa abarca el periodo comprendido entre 2000 y 2008. En ella, las exportaciones de las dos partes conocieron un aumento continuo, siendo de un ritmo anual de 18% para los países árabes y 26% para Brasil. El 2008 fue el año en que las exportaciones árabes alcanzaron un superávit, llegando al 62% en comparación con el 2007; mientras que el aumento más importante en las exportaciones de Brasil se registró en 2001, con un crecimiento total del 50% en comparación con el año 2000.
  • La segunda etapa se caracterizó por una disminución en los intercambios comerciales. Entre 2009 y 2011, las exportaciones árabes cayeron de forma significativa, llegando a –50% en 2009 con respecto a 2008. Había que esperar al año 2011 para notar un crecimiento positivo en las exportaciones, a diferencia de Brasil que ha mantenido su nivel de crecimiento en este aspecto, con un descenso limitado en el 2009 cuando sus exportaciones bajaron a –4%.

A partir de 2012, las exportaciones de ambas partes han experimentado un descenso continuo. La tasa anual de crecimiento de las mismas fue de –17% para los países árabes y –6% para Brasil. Sin embargo, entre 2000 y 2016, las exportaciones brasileñas hacia el mercado árabe registraron un crecimiento anual de 5%,mientras que las de los países árabes no han sido capaces de mantener un crecimiento positivo y estable en el mercado brasileño durante el mismo periodo.

img 43

El comercio entre los países del Golfo y Brasil

Dentro de los países árabes, los Estados del Golfo se consideran como los grandes socios comerciales de Brasil. Con un volumen de 1.9 mil millones de dólares, Arabia Saudita está a la cabeza como primer exportador hacia Brasil, representando alrededor de 27% del total de exportaciones árabes hacia ese país en el año 2015.

Asimismo, se constata que más del 52% de las exportaciones árabes hacia Brasil son de productos provenientes de países del Golfo, estimados en 3.75 mil millones de dólares.

Las importaciones árabes desde Brasil superaron el valor de 12 mil millones de dólares en 2015, de los cuales 4 mil millones erande los países del Golfo. Arabia Saudita y los Emiratos fueron los grandes importadores. En total, sus adquisiciones llegaron al 43% de todas las importaciones árabes desde Brasil durante el mismo año. Arabia Saudita registró un 22,7%, seguida por los Emiratos con el 20,7%. Las importaciones totales del Golfo de Brasil alcanzaron una cotización de cerca de 4 mil millones de dólares.

Partiendo de ello, se confirma que la República Federativa sudamericana es un socio importante para los países del Golfo –y árabes en general–, tanto a nivel de exportaciones como en cuanto a importaciones.

img 44

A nivel de importaciones, Brasil dispone de una gran capacidad de exportación mundial de carne, cereales y azúcar, como se indica en el siguiente cuadro. Así, el país sudamericano ocupa la primera posición como proveedor de las necesidades del mercado árabe con productos alimenticios.

A nivel de exportaciones por parte de los países árabes del Golfo, Brasil es uno de los grandes importadores de productos petrolíferos en el mundo, ocupando el vigésimo rango como adquirente de metal combustible y el decimocuarto como importador de productos químicos orgánicos, de acuerdo con las estadísticas de 2016. Tomando en cuenta sus capacidades de exportación en relación a los productos derivados del petróleo, los países árabes del golfo pueden satisfacer las necesidades del mercado interior de Brasil y convertirse en socios claves en materia de energía.

Cuadro 1 : Capacidades brasileñas globales de exportación en 2016 (Valor en miles de dólares)

Productos

Las exportaciones de Brasil al mundo

Carne y despojos comestibles

12 655 793

Cereales

4 109 624

Azúcares y artículos de confitería

10 585 665

Se puede decir que el enfoque principal en productos derivados del petróleo, además de la presencia de grandes competidores comerciales como China y Estados Unidos en el mercado brasileño, constituyen verdaderas dificultades para las exportaciones de los países del Golfo.

Cuadro 2: Las importaciones brasileñas de productos derivados del petróleo y fertilizantes en 2016 (Valor en miles de dólares)

Productos

Las importaciones brasileñas desde el mundo

Combustibles minerales

15 142 176

Productos químicos orgánicos

8 327 954

Plástico y sus manufacturas

5 916 007

Fuente: elaboración propia a base de datos de UN Comtrade

A pesar de basarse en un porcentaje muy alto de productos agrícolas, las exportaciones de Brasil hacia los países árabes conocen una gran diversificación; ahora bien, también se enfrentan a la competencia de las principales potencias comerciales dentro de los mercados de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

La firma de un Tratado de Libre Comercio para la liberalización de bienes y servicios entre las dos partes se considera como una de las soluciones más importantes para superar dichas dificultades.

2. CCG-Mercosur: un partenariado para conseguir las necesidades internas

Desde su creación en 1991, el Mercosur disfruta de un peso geoeconómico y geopolítico importante en América Latina y el mundo. Además de su mercado que reúne a 295 millones de consumidores, el Mercosur se considera como la cuarta economía más grande del mundo y tiene como miembro a la potencia emergente más influyente de la zona: Brasil.

Para el CCG, el Mercosur es un socio importante para lograr su seguridad alimentaria. Según las estadísticas de UN Comtrade, en el 2015 cerca de 60% de las importaciones desde el Mercosur se componen de productos agrícolas y alimentarios, especialmente carne, cereales y azúcar, con un valor de 4.4 mil millones de USD.

img 45

Liberalizando el comercio interregional

Con fin de aumentar el comercio y eliminar los obstáculos al comercio interregional CCG- Mercosur, las dos partes firmaron en mayo 2005 (SICE, 2015:1), al margen de la primera cumbre entre América del Sur y los Países Árabes (ASPA) en Brasilia, un acuerdo marco de cooperación económica. Durante el mismo año, se llevó a cabo la primera reunión de coordinación entre las dos partes en Riad, la capital de Arabia Saudita, para profundizar y acelerar el ritmo de negociaciones y firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la mayor antelación posible.

El comercio entre CCG y Mercosur ascendió a 12.1 mil millones de USD en 2015, con un déficit que se estima en 3 mil millones de USD por parte del CCG. Brasil, el socio más grande del CCG, acapara el 88% del comercio interregional, seguido por Argentina con el 9%. El resto de los países del Mercosur quedan prácticamente al margen de las relaciones comerciales.

A pesar del declive del comercio entre CCG y el Mercosur en los últimos años, un declive debido a los problemas económicos en Sudamérica, la voluntad de establecer una asociación interregional se ha fortalecido.

El proyecto de TLC entre los dos bloques predice liberalizar el 90% del comercio birregional de forma gradual durante 8 años y en 3 etapas, dejando los productos más sensibles para la última etapa o para la lista de excepciones.

Para resolver las cuestiones pendientes relacionadas con la lista de excepciones, varias rondas de negociaciones y consultas se han llevado a cabo entre las dos partes. Para el Mercosur es primordial excluir los productos químicos del comercio birregional, mientras que para el CCG es esencial excluir los alimentos como el pollo, el azúcar y productos de cerámica y acero. Intentando superar estos problemas, se acordó reducir la lista de excepciones del Mercosur de 1.600 productos a 534, incluyendo los 195 productos petroquímicos que entran en el campo de interés de los Estados del Golfo; mientras se excluyeron de la oferta del CCG 222 productos, incluyendo carnes, pescados, lácteos, tabaco, cerámicas, pintura y productos siderúrgicos (BID, 2009a,p. 153).

Según el Informe del Banco Interamericano de Desarrollo para el año 2009, dos temas son los que permanecen pendientes en relación al TLC con el CCG: el primero es la aplicación de un mecanismo de salvaguardias preferenciales y el segundo consiste en la definición de regla de origen. El CCG solicita un contenido regional mínimo de 35%, mientras que el MERCOSUR pretende una norma más exigente y no acepta menos del 50% (BID, 2009b, p. 105).

Tierras fértiles y sectores atractivos para los fondos soberanos árabes

Nadie puede negar la importancia del sector agrícola en las relaciones Mercosur-CCG. Para los países del Mercosur, la agricultura se considera como un sector vital para las exportaciones dado que representa el 46% de las exportaciones brasileñas extranjeras. Para los países del CCG, el sector agrícola es sinónimo de seguridad alimentaria y de la reducción del coste de producción agrícola nacional. Las inversiones del CCG en el sector agrícola, a través los fondos soberanos, son más significativos. El grupo Saudita Al-Maraii adquirió 12 mil de hectáreas en Argentina, con un valor de 86 millones de USD, mientras que Qatar Holding invierte en la empresa Adecoagro, propietaria de tierras fértiles en Argentina y Uruguay (Radic, 2012. P.1). La compañía Arasco, una de las mayores empresas especializadas en el apoyo a la seguridad alimentaria en Arabia Saudita, anunció su intención de invertir en activos logísticos en Brasil para mantenerse al día de sus necesidades y los requerimientos de sus clientes.

Por otro lado, se observa que las inversiones del CCG se diversificaron en los últimos años2. En lugar de centrarse en acciones, bonos y activos inmobiliarios, se está montando una estrategia de inversión a largo plazo en los países del Mercosur, particularmente en Argentina y Brasil. En el sector energético, el grupo Mubadala de Abu Dhabi invirtió en el grupo brasileño EBX, obrando en las áreas de petróleo, gas y minerales, unos 2 mil millones de USD (WAM News, 2012, p. 1). Qatar International Petroleum invirtió en el complejo de Las Conchas en Brasil unos mil millones de USD. Los Emiratos Árabes plantean también invertir en el yacimiento petrolífero Vaca Muerta de Argentina. En el sector bancario, Qatar Holding invirtió dos mil millones de USD en el Banco brasileño de Santander. En cuanto al sector de infraestructuras, el grupo Dubái Ports World invirtió en Buenos Aires, la capital de Argentina, cerca de 250 millones de USD en las últimas dos décadas.

Respecto a las relaciones diplomáticas, se constata que el dinamismo registrado en materia de inversiones está acompañado por un intercambio agudo de visitas de alto nivel. Una diplomacia laboriosa que contribuye a crear consejos de negocios bilaterales y fomentar el intercambio de visitas de delegaciones económicas. Los países más activos diplomáticamente por parte de CCG son los Emiratos Árabes y Qatar, y por parte del Mercosur son Argentina y Brasil (Marsad América Latina, 2015, p. 1).

Cabe señalar que Bahréin es el único país del CCG que no tiene intercambio diplomático con Brasil. La representación de Bahréin en Washington atiende a Brasil, mientras que la Embajada brasileña en Kuwait atiende a Bahréin. En 2013, el país árabe en cuestión puso en marcha una serie de consultas para abrir una embajada en Brasilia (MREB, 2016:1). La demora en el intercambio de embajadas se puede explicara través de la debilidad de las relaciones entre los dos países.

3. Alianza del Pacífico: oportunidades de negocio con los tigres de América Latina

En 2011, se estableció entre Chile, Perú, Colombia y México un nuevo bloque económico en América Latina, la Alianza del Pacífico (AP). El bloque tiene como objetivo crear un espacio de libre comercio y apoyar la competitividad económica de los países miembros, disfrutando de un potencial geoeconómico muy importante. La AP representa el 38% del PIB de América Latina y el Caribe, concentra el 50% del comercio de la región, y ocupa el octavo lugar a nivel mundial en términos de capacidad de exportación (Alianza del Pacífico, 2016:1).

En los primeros años de su existencia, la AP llegó a reducir los derechos aduaneros entre sus integrantes, establecer oficinas para apoyar las exportaciones hacia África y Asia y asegurar una gestión conjunta de las representaciones diplomáticas en el extranjero.

Para los Estados del Golfo, la AP promete importantes oportunidades de negocio y asociación a medio y largo plazo. En diciembre de 2013, en Dubái, las oficinas económicas de la AP organizaron una reunión especial para los hombres de negocios del golfo con el fin de demostrar las capacidades y las oportunidades de inversión que ofrece el bloque.

México, el más adelantado

Siendo la economía más grande de la AP, México ocupa el primer rango en América Latina y el 38o a nivel mundial en términos de facilidad de hacer negocios (Doing Business, 2016:1). En 2015 atrajo más de 30 mil millones de USD de IED (UN CEPAL, 2016:58), y llegó a alcanzar el rango 12 como mejor proveedor de alimentos en el mundo (NOTIMEX, 2015:1).

El comercio entre los países del Golfo y México alcanzó 1,2 mil millones de USD en 2015, consolidándose México como el socio comercial más importante entre los países de la AP. Las exportaciones mexicanas se componen de coches, equipamiento para el hogar y productos alimentarios, mientras que las importaciones se constituyen particularmente de aluminio, gas, plásticos y fertilizantes.

A principios del año 2016, el Presidente de México realizó una gira por la región del Golfo con el fin de impulsar las relaciones económicas con Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes y Kuwait. La gira permitió la firma de más de 50 acuerdos y contribuyó a situar a México en el mapa de las inversiones de los Estados del Golfo. Posteriormente, el vicepresidente de los Emiratos Árabes y el Emir de Qatar visitaron México en 2014 y 2015 respectivamente.

Además de las cámaras de comercio y consejos bilaterales de negocios creados últimamente entre los Estados del Golfo y México, se constata una dinamización positiva de cambio de visitas entre las delegaciones económicas. Las reformas recientes del sector energético en México abrirán, sin duda, nuevas oportunidades para las inversiones del Golfo.

Perú,destino preferidopor las inversiones de los Emiratos

Perú, el segundo destino de las inversiones de EAU en América Latina, recibió desde el 2010 un total de 1.7 mil millones de USD como IED de los Emiratos, repartidos entre los sectores de puertos, logística y servicios. La expansión de la clase media en Perú y la creciente demanda de servicios e infraestructuras llevaron al grupo Abraj de los Emiratos a anunciar el aumento de su inversión de 2 a 3 mil millones de USD en la región, en los sectores de industria, servicios financieros, logística y tecnología.

La realización de la tercera cumbre ASPA en 2012 en Lima se utilizó para mostrar a los países del Golfo las oportunidades que tiene Perú. El comercio entre CCG y Perú se valora a 232 millones de USD.

En lo que se refiere a las relaciones diplomáticas, Perú tiene tres embajadas en el Golfo, una en Arabia Saudita, otra en Qatar y la tercera en Kuwait; mientras que Lima acoge a las dos embajadas de Qatar y Arabia Saudita.

Cuadro 3: Indicadores de negocio para los países de la Alianza del Pacífico

Ease of doing business ranking 2016

Global Competitivenessranking 2015-2016

Global Entrepreneurship ranking 2016

Atracción de IED en 2015 (millones de USD)

México

38

57

87

30.285

Chile

48

35

16

20.457

Perú

50

69

70

6.861

Colombia

54

61

43

12.108

Fuente: elaboración propia sobre base de informes internacionales

CCG-Chile: un proyecto de TLC en perspectiva

Conocida por su apertura económica y su interesante climade negocios, Chile ofrece buenas oportunidades de negocios para los países del Golfo. Además de los sectores dinámicos como la metalurgia y el ámbito bancario y financiero, las inversiones extranjeras en el sector del gas industrial y medicinal se duplicaron en los últimos años.

Los intercambios comerciales entre los Estados del Golfo y Chile se estiman de 580 millones de USD en 2015. Las importaciones del Golfo abarcan el metal, la madera y los productos agrícolas, mientras que las exportaciones se componen de materiales metálicos fabricados y materiales plásticos. Chile y CCG expresaron en 2008 el deseo de iniciar conversaciones para firmar un TLC con el objetivo de afianzar los lazos económicos entre ambas partes, así como fortalecer la presencia comercial chilena en la región.

La iniciativa pionera de lanzar un vuelo que unirá Doha con Santiago de Chile en 2017 por la compañía Qatar Airways contribuirá, sin duda, a activar aún más las relaciones con los países del Golfo y activar los contactos diplomáticos a través de embajadas residentes en las capitales de las dos partes. Actualmente las embajadas de Chile en Jordania y Emiratos Árabes atienden los asuntos diplomáticos en los seis países del Golfo; mientras que en Santiago residen las embajadas de Arabia Saudita y los Emiratos.

Colombia: oportunidades en espera de voluntad política

Colombia no está presente aún en el mapa de las relaciones con los países del Golfo, no obstante disfrutar de sectores muy importantes para atraer inversiones.Liderado por Bancolombia, el sector bancario en Colombia alcanza beneficios estimados en 6 mil millones de USD. La empresa Ecopetrol simboliza un modelo de buena gobernanza en el sector de industria petrolera, registrando ganancias de 38 mil millones de USD.

El volumen de comercio entre los Estados del Golfo y Colombia se estima en 161,6 millones de USD. Los países del CCG importan azúcar, café, rosas y algunas máquinas, mientras exportan materiales plásticos, equipos eléctricos y fertilizantes. En materia de IED de países árabes en Colombia, el grupo Saudí Alkhorayef invirtió en colaboración con la región del Chaco 400 millones de USD con el fin de reconvertir 300 mil hectáreas de tierras (Radic, 2012:1).

Por falta de representaciones diplomáticas residentes, las relaciones bilaterales con Colombia siguen débiles. Las iniciativas más destacadas de dinamizar les relaciones por parte del Golfo vienen de Qatar, cuyos jeques visitaron Bogotá en dos ocasiones: 2013 y 2016. Colombia y Qatar cuentan con una docena de acuerdos para promover la inversión, intercambio de experiencias y cooperación en diferentes sectores. A pesar de esos contactos diplomáticas, Qatar no tiene embajada en Bogotá, lo mismo sucede con Arabia Saudita, Bahréin y Omán. Solo los Emiratos Árabes cuentan con embajador residente en la capital colombiana, lo que explica que la única embajada Colombiana en el golfo esté en los Emiratos.

Además de la debilidad de las relaciones diplomáticas, parece que la imagen estereotipada que tienen los árabes de Colombia como país de inseguridad retrasa realmente las acciones de cooperación bilateral, pero los procesos de paz en curso entre el gobierno colombiano y los grupos armados tendrán un impacto significativo sobre las relaciones bilaterales.

4. CCG-América Latina: Recomendaciones para fortalecer los vínculos

Los intereses del CCG en la región convergen con aquellos de los países de América Latina que buscan atraer inversiones, diversificar sus socios comerciales y tener una presencia política más destacable a nivel internacional. Los países de América del Sur fueron los primeros en dirigir su política exterior hacia los países árabes y del Golfo a través de la cumbre ASPA por iniciativa de Brasil (Brun y Muxagato, 2012, p. 105). Desde entonces se han celebrado cuatro cumbres: la primera tuvo lugar en Brasilia en 2005; la segunda, en Doha en 2008; la tercera en Lima en 2012, y la cuarta y última, en Riad en 2015. Las cumbres han contribuido a dinamizar las relaciones entre las dos regiones de forma asombrosa, permitiendo explorar las posibles oportunidades de cooperación económica.

A través de las integraciones regionales, los Estados del CCG podrían afianzar los vínculos políticos y económicos con América Latina. Es verdad que el retraso registrado en las negociaciones con el Mercosur ha superado las expectativas, pero la importancia estratégica de una asociación comercial entre los dos bloques justifica la necesidad de continuar en esta dirección. Una comparación con el proceso de negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur sirve de buen ejemplo en este caso. Después de 15 años de negociaciones, la UE y el Mercosur no llegaron aún a firmar un acuerdo de asociación birregional, pero las dos partes continúan apoyando con optimismo las negociaciones sin suspenderlas.

En cuanto a la cooperación con la Alianza del Pacífico, adherirse a este bloque como miembros observadores a corto plazo permitirá a los Estados del CCG estar al corriente de la agenda interna de la AP y conocer los métodos de funcionamiento de sus instituciones, lo que ayudará a desarrollar una visión más profunda sobre las posibles formas de colaboración entre el CCG y la AP a largo plazo. Después de cinco años de su creación, 49 países se adhirieron como miembros observadores a la AP, entre ellos dos países árabes: Marruecos y Egipto.

Además del Mercosur y la AP, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que integra a 8 países(Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Belice y República Dominicana), puede constituir una oportunidad para extender las relaciones del CCG a toda América Latina. En 2015, el comercio CCG-SICA alcanzó un valor de 217 millones de USD.

Los Estados del CCG pueden importar frutas, café, azúcar y otros alimentos de la SICA. Asimismo, el deseo de realizar “megaproyectos” energéticos y de infraestructura por parte de los Estados Centroamericanos atraerá sin duda inversiones de los fondos soberanos del Golfo.

Como primer paso de acercamiento entre los dos bloques, se puede intercambiar invitaciones entre CCG y SICA para adherirse como miembros observadores extra regionales de ambas partes, o seguir el ejemplo de Qatar adhiriéndose como observador al SICA de forma separada.

Parece que las dificultades de logística y transporte limitan significativamente las relaciones comerciales. Para superar este problema, la Liga de los Estados Árabes, organización regional integrada por todos los países árabes, está en proceso de evaluar la factibilidad de crear unas empresas conjuntas del sector privado dedicadas al transporte marítimo y a los servicios logísticos entre los países árabes y suramericanos. Los países del Golfo pueden ser proactivos, invertir en esas empresas y jugar un papel estructural en el apoyo a la cooperación entre las dos regiones.

No obstante, la coordinación en materia de seguridad requiere más interés por parte de los países del Golfo y América Latina. Varios informes internacionales confirmaron la presencia de grupos terroristas, incluyendo a personas de origen árabe, que operan en América Latina. La triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil constituye un espacio de mayor tráfico de drogas, armas y lavado de dinero. Para hacer frente a los desafíos del terrorismo transnacional, las dos regiones pueden coordinar acciones conjuntas como el intercambio de datos y la coordinación en los controles de fronteras en los aeropuertos que conectan a los países árabes y latinoamericanos.

El peso de los países emergentes en la región, como Brasil y México, invita a los Estados del Golfo a pensar seriamente en desarrollar alianzas estratégicas a largo plazo. Se puede poner en marcha rondas de consultas políticas bilaterales entre los Ministerios de Asuntos Exteriores, organizar reuniones regulares de alto nivel y crear comisiones mixtas de trabajo. Desarrollar el nivel de relaciones diplomáticas entre los países del golfo y el subcontinente americano es de suma importancia.

Actualmente, América Latina se considera como una zona de intensa prioridad y competitividad para las grandes economías del mundo. El acceso a esa región puede constituir un índice para medir el éxito de los Estados del Golfo con miras a penetrar en los mercados emergentes y, por supuesto, prepararse para la era post-petróleo.

Bibliografía

Alianza del Pacifico: https://alianzapacifico.net.

BID Banco Interamericano de Desarrollo.(Feb. 2009). Informe MERCOSUR no 13 (2007- 2008). Disponible en: https://publications.iadb.org/handle/11319/2669.

—–. (Dic. 2009), Informe MERCOSUR no 14 (2008-2009). Disponible en: https://publications. iadb.org/handle/11319/2673.

BRUN Élodiey MUXAGATO Bruno, “El proyecto internacional brasileño (2003-2010): Intenciones regionales y proyección global vía las relaciones Sur-Sur”, Anuario Americanista Europeo, n°10, 2012, Sección Tema Central, pp. 91-116. Disponible en: https://halshs.archives- ouvertes.fr/halshs-00825693/document.

DOING BUSINESS. (Oct. 2015). Doingbusiness 2016: midiendo la calidad y efeciencia reguladora. Recuperado de: http://espanol.doingbusiness.org/reports/global-reports/doing- business-2016.

Marsad América Latina: cambio de visitas entre países árabes y América Latina. Disponible en: http://www.marsadamericalatina.com/index.php/amlarabes.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil. Relaciones Bilaterales. Disponible en: http:// www.itamaraty.gov.br/pt-BR/relacoes-bilaterais.

NOTIMEX A.N.E.M.,“México ocupa el tercer lugar en producción de alimentos en Latinoamérica”, Industria Alimentaria, 22 de abril de 2015. Disponible en: https://www. industriaalimenticia.com/articles/87757-mxico-ocupa-el-tercer-lugar-en-produccin-de- alimentos-en-latinoamrica.

NU CEPAL. (Jun. 2016). La Inversión Extranjera Directa en América Latina y El Caribe en 2016. Recuperado de: https://www.cepal.org/es/publicaciones/40213-la-inversion-extranjera- directa-america-latina-caribe-2016.

RADIC Sandra, “Fondos de inversión de países árabes sobrevuelan América Latina para expandirse”, Economía y Negocios, 23 de junio de 2012. Disponible en http://www. economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=97799.

SICE. Cumbre América del Sur – Países Árabes: Declaración de Brasilia. Disponible en: http://www.sice.oas.org/TPD/MER_GCC/Negotiations/cumbre_s.doc.

WAM News, “Mubadala reestructura su inversión en el grupo brasileño EBX”, El Correo del Golfo, 21 de marzo de 2016. Disponible en http://elcorreo.ae/economia/mubadala- reestructura-su-inversion-en-grupo-brasileno-ebx.

UN ComtradeDatabase: https://comtrade.un.org.

1. Visión 2030 de Arabia Saudita – Visión 2021 de EAU – Visión Nacional de Qatar 2030 -Visión 2035 de Kuwait -Visión económica de Bahréin 2030.

2. El acuerdo marco entre el Mercosur y el CCG promueve el desarrollo de iniciativas de inversión conjuntas, el intercambio de datos sobre el comercio exterior y la organización de misiones comerciales para elevar el nivel de comercio entre las dos partes. El texto del acuerdo está disponible en: http://www.sice.oas.org/TPD/MER_CCG/MER_CCG_e.ASP