Revista de Humanidades y Ciencias Sociales

Al Irfan es una Revista científica de periodicidad anual fundada en 2014 en el IEHL. Publica trabajos de carácter disciplinar, pluridisciplinar e interdisciplinar, enfatizando la exploración de los mundos hispánico y luso y sus intersecciones, en sus dimensiones históricas, culturales, sociológicas, políticas y económicas.

Image non disponible

Slider

Xavier Casassas Canals, Olatz Villanueva Zubizarreta, Serafín de Tapia Sánchez, Javier Jiménez Gadea, Ana Echevarría Arsuaga, De Ávila a la Meca : el relato del viaje de Omar Patún (1491-1495), Valladolid, Ediciones Universidad de Valladolid, 2017, 184 pp.

Kaoutar El Amri
Instituto de Estudios Hispano-Lusos. Universidad Mohammed V de Rabat, Marruecos

Hasta la publicación en 1969 de Los mudéjares de Castilla en tiempo de Isabel I, por Miguel Ángel Ladero Quesada, poco espacio había sido consagrado al estudio del islam peninsular no andalusí, limtttitándose los estudios en los territorios de la corona de Castilla a la expresión artística de la cultura material, o lo llamado arte mudéjar. En los últimos años, han salido a la luz investigaciones específicas que permiten reconstruir la historia de estas comunidades y recuperar su patrimonio material e inmaterial.

Conscientes de la importancia histórica, social, arqueológica y patrimonial del Islam medieval en la Cuenca del Duero, los miembros del Grupo de Investigación pluridisciplinar Mudéjares y Moriscos1 van desarrollando, en la última década, y de manera resuelta, proyectos y actividades de investigación y de divulgación histórica sobre los musulmanes castellanos asentados en el valle del Duero. En esta línea de investigación, una atención específica está dedicada al estudio de la comunidad mudéjar y morisca de Ávila, cuya presencia está documentada desde mediados del siglo XII. Su labor investigadora ha servido para el reconocimiento histórico de importantes comunidades islámicas no andalusíes de la Edad Media hispana, a través del estudio de aspectos concretos de su vida y estructura económica y social, así como de su identidad religiosa y cultural.

Los autores proponen un escrupuloso estudio del manuscrito La Riḥla de Omar Patún, conservado en la Biblioteca de Las Cortes de Aragón bajo la signatura L771-4. Se trata de un manuscrito inédito, que forma parte de los manuscritos hallados en la villa turolense de Calanda, al ser derribada una de las casas de familias musulmanas de esta localidad en el año 1988.

El manuscrito está muy deteriorado e ilegible. De su autor, que es el propio viajero Omar Patún, no se da ningún dato de orden autobiográfico, salvo que es “Vecino de Ávila”. Está formado por 20 folios, de 18 a 20 líneas cada uno, en recto y vuelto. Viene escrito integralmente en lengua castellana, en su modalidad aljamiado-árabe. Se caracteriza, a diferencia de la mayoría de los manuscritos aljamiados, por el uso reducido de préstamos y palabras híbridas. Considerando sus características físicas y lingüísticas, los autores plantean dos hipótesis en cuanto a las circunstancias de su redacción: 1) Omar Patún podría haber aprovechado su escala en Aragón, durante su regreso a Ávila, para narrar o dictar someramente las etapas de su viaje a algún correligionario aragonés; 2) Tomando en cuenta la existencia, confirmada por el Mancebo de Arévalo, de una obra voluminosa de un “Muhammad [sic] Patún”, Patún tuvo quizá la posibilidad de escribir una obra más detallada que la que editan los autores en este estudio.

Los autores ofrecen una versión del texto original adaptada al castellano actual para hacer asequible y amena su lectura por un mayor público. Acompañan el texto modernizado unos dibujos basados “en una recreación libre de algunos de los pasajes del relato” para acercar hechos al lector (señas indumentarias características de los musulmanes bajomedievales, cambio de ropa de los dos viajeros durante su riḥla en función de los lugares visitados, medios de transporte de la época, mezquitas e iglesias, etc.). Se hallan también ilustraciones “de naturaleza arqueológica para situar las escenas en su época y lugar concretos”. Los autores reproducen asimismo el manuscrito de La Riḥla de Omar Patún, según la encuadernación actual del códice conservado en la Biblioteca de las Cortes de Aragón.

Es un manuscrito de gran valor histórico y documental:

Por un lado, es el único texto que se conserva de la peregrinación a La Meca de un musulmán de Castilla, y por otro, es el único relato de peregrinación a Jerusalén en lengua castellana de autor conocido para toda la segunda mitad del siglo XV.

Constituye el relato de riḥla más amplio y detallado de los conservados y escritos por musulmanes castellanos y aragoneses. El relato está escrito en primera persona y, pese a su brevedad, ofrece infinidad de descripciones y detalles sobre las circunstancias del viaje y los lugares visitados en las diferentes etapas del mismo que resultan de un gran interés (pp. 67-68).

De Ávila a la Meca se inscribe en el género de los relatos o la literatura de viajes (riḥla), que servían entonces de guía de viaje, en sus dimensiones física y espiritual, a los lugares más sagrados del Islam. Relata de forma pormenorizada el viaje -ida y vuelta-, efectuado por dos musulmanes, Omar Patún y su compañero Muḥammad del Corral, a finales del siglo XV, para cumplir con un precepto, y quizá el más difícil, de los cinco pilares del islam: la peregrinación a la Meca.

El libro brinda un sinfín de datos sobre las aventuras y desventuras de la Riḥla de Omar Patún. Describe el itinerario seguido por tierras del Mediterráneo, desde el occidente cristiano hasta el oriente musulmán, e informa de las dificultades y riegos del trayecto, el tiempo de demora en cada escala, los medios de transporte utilizados, los costes y los impuestos a pagar. Detalla asimismo las distintas etapas del viaje, haciendo hincapié en los lugares santos visitados hasta llegar a la Tierra Santa y a través de los cuales se va definiendo la geografía sagrada islámica, que comparte diversos lugares santos con la geografía sagrada judía y cristiana, lo que da lugar a un cruce de culturas y religiones y a la creación de amistades entre miembros de las tres creencias. A partir de datos, referencias y sucesos históricos, los autores han establecido una cronología de las distintas etapas de este viaje, que duró 4 años (1491-1495).

Los dos viajeros parten de Ávila en otoño de 1491. Las inclemencias meteorológicas, el brote de peste y la falta de dinero y de salud retardan considerablemente su viaje y les hacen desviar hacia otros destinos, como Modón, Cesme, Estambul, Alepo, etc. Las tres escalas que han marcado su itinerario son indudablemente las realizadas en Damasco, Jerusalén y El Cairo, por ser las áreas geográficas que testimonian de los hechos más relevantes de la historia sacra y profana del Islam. En estas tres ciudades, descubren una multitud de lugares míticos musulmanes y cristianos, así como otros lugares de peregrinación, y hacen amistosos encuentros con personas de diferentes culturas y religiones. La ciudad de Damasco deja muy impresionado a Patún por su grandeza, el esplendor de su gran mezquita de los Banū Omeya y los numerosos sepulcros de profetas y santos musulmanes. En Jerusalén, conocen a guías y acompañantes cristianos que les ayudan asegurándoles el paso a Castilla y con quienes entablan fraternales relaciones. En el Cairo visitan tumbas como la del Imām AlŠāfi ʽī, y el huerto de Mataria, lugar especial de peregrinación tanto para musulmanes como para cristianos, donde conocen a un musulmán aragonés que les sirve de guía. Patún subraya asimismo el inconveniente que representa el desconocimiento de la lengua de los territorios de escala, ya que se han encontrado presos en Jerusalén por ser cristianos y no tener “lenguas de árabe”. Llegado a destino, tras un largo y arduo viaje, Patún describe de una forma pormenorizada la Meca y sus alrededores: Al-Ḥarām y la Kaʽba, considerados los dos espacios donde se intensifica más la sacralidad; Maqām Ibrāhīm, el pozo de Zamzam, la piedra negra, asociados cada uno a un rito específico; y otros lugares destacados por las tradiciones de la vida del Profeta, como las casas y sepulturas de Mahoma,ʽAlī, Abū Bakr, y Jadiŷa, etc. Expone de forma exhaustiva el modo de efectuarse cada uno de los ritos propios de la peregrinación, como al-iḥrām, la talbiya, al-Ṭawāf, etc. Acompaña esta descripción concreta una expresión profunda de emociones y sentimientos religiosos y espirituales, que embargan al peregrino en estos momentos sagrados.

Cumplidos los ritos obligatorios, los dos peregrinos emprenden su viaje de vuelta a Ávila por mar, pasando por El Cairo hacia la ciudad de Rachid y de allí a Alejandría donde visitan numerosos sepulcros de virtuosos musulmanes y otros lugares cristianos venerados. En su camino a la isla de Malta, pasan por varias islas y por el Golfo de Venecia.

La no conservación de los últimos folios del manuscrito hace que termine abruptamente el relato en esta escala. No obstante, la existencia del manuscrito La Riḥla de Omar Patún, en una biblioteca en Calanda, y el hecho de haber sido leído por el Mancebo de Arévalo, corroboran la idea de regreso de Patún a Ávila, a finales de 1495, pasando por tierras aragonesas.

En definitiva, este estudio viene a sumarse a la valiosa producción científica del grupo de investigación Mudéjares y Moriscos que, entre otros aspectos, profundiza en la identidad religiosa y cultural del mudéjar no andalusí. De hecho, el libro subraya la religiosidad de los musulmanes castellanos y su apego a la práctica de los preceptos de la religión, en una sociedad ajena a Dār al-Islām. Demuestra que, pese a sus difíciles condiciones sociales y económicas y a las circunstancias desfavorables del viaje, los musulmanes se movilizan y se esfuerzan para cumplir con la Peregrinación a la Meca, cuya realización exitosa les procura el perdón de todos sus pecados, les agracia un mérito especial y el título honorífico de al-ḥaŷŷ “el peregrino”, y es un motivo de júbilo para su comunidad. Da cuenta también de la frecuencia con que se efectuaba esta práctica y de la infraestructura existente en su momento para llevarla a cabo. Además, las dimensiones religiosa, histórica, cultural y humana que ofrece el relato de viajes de Omar Patún hacen que sea, realmente, “un excepcional documento para conocer y analizar nuestro pasado intercultural, en especial el que tiene que ver con el Islam, pero también para comprender y orientar nuestro presente multicultural y plurirreligioso”.

1. Este grupo está integrado por los historiadores medievalistas Olatz Villanueva Zubizarreta (Universidad de Valladolid) y Ana Echevarría Arsuaga (UNED, Madrid); el historiador modernista Serafín de Tapia Sánchez (Universidad de Salamanca); y el arqueólogo medievalista Javier Jiménez Gadea (Museo de Ávila). En este proyecto ha contado con la colaboración del profesor Xavier Casassas Canals, islamólogo y especialista en el estudio de los manuscritos islámicos de la época mudéjar y morisca, de la Universidad de Salzburgo de Austria.

Télécharger le PDF intégral